Miikka Anttonen Vol.3: Un jugador ganador y convirtiendo $120 en $20.000 (ES)

En el invernal Helsinki la vida era dura. Debía 20, $20k, y no había mantenido el contacto con mis viejos amigos tanto como debería haber hecho. Mi vida había consistido en poker, comer, dormir y de vez en cuando emborracharme y perseguir chicas australianas. No había planeado volver a casa, hasta que de pronto no me quedó otro remedio que hacerlo e intentar recomponer mi vida. Cuando volví todo parecía frío. No solo la temperatura, sino también las personas. Después de estar con la gente más cálida del planeta durante un par de años, me llevó algo de tiempo volver a acostumbrarme a los fríos finlandeses. No tenía muchos amigos y no tenía dinero.

Nunca he sido el tipo de persona que se hunde en la miseria y espera un milagro, así que a pesar de estar pasando por una leve depresión después de tan solo dos días del, como decía Thom Yorke, invierno congelado de **** que ofrecía Finlandia, decidí que era hora de recomponer mi vida. El primer paso lógico era buscarme un trabajo.

Envié mi currículo a muchos sitios y recibí llamadas de al menos cuatro empresas diferentes. Bueno, al menos podía conseguir un trabajo. Bien. Fui a un par de entrevistas y al final me decidí por uno de los mayores complejos de Finlandia que tiene gasolinera, restaurante, cafetería y tienda. En realidad todos pagaban más o menos lo mismo, así que me decidí por el que tenía más gente joven trabajando y sobre todo más chicas atractivas.

Estaba totalmente busto y sabía que todo lo que ganase sería para pagar mis deudas, así que lo único que podía invertir en el poker eran los $120 que tenía en la cuenta de la sala. Creo que era en mi cuenta de MansionPoker dryyoureyes1, por aquel entonces cuando Mansion todavía pertenecía a la red Ongame. Era mi último pago de rakeback, lo único que me quedaba después de bustear mi bankroll. Un masivo -EV.

Tenía muchísimas ganas de jugar al poker y en mis últimos meses en Australia había aprendido algo sobre ganar torneos Sit and Go. Sabía que si perdía este dinero, no podría volver a depositar nunca más. Decidí dedicar todo mi tiempo libre al poker, jugar siguiendo un buen bankroll management y estudiar tanto como me fuera posible.

Durante los últimos meses mi blog se había vuelto muy popular. No recuerdo cuántas visitas exactamente tuvo en los 3-4 meses después de empezar, pero eran seis cifras. En un país con probablemente menos de 100.000 jugadores de poker en ese momento (hoy en día hay entre 100.000 y 200.000), era una cifra bastante decente. Recuerdo leer todos los demás blogs y tenían unas 1500 visitas. Me preguntaba qué estaba pasando ya que no había planeado nada de eso.

Con el blog, todo funcionó desde el principio. Puedo decir sin exagerar, que no estaría donde estoy ahora mismo si no hubiera sido por mi blog. Todo ha sido una ridícula cadena de acontecimientos y es extraño cómo ha salido. Sin el blog, habría tocado fondo en mi vida, como ya leerás en los próximos volúmenes de la serie, y además, tampoco habría aprendido a convertirme en un buen jugador de poker y en una buena persona.

No había planeado empezar un blog. Recuerdo que había busteado en el Star City Casino por quinta vez y con los últimos dos dólares que me quedaban me fui una hora a un Café de Internet. Entré en Pokerisivut.com, uno de los dos mayores foros de poker en Finlandia por aquel entonces. La verdad es que entré en esa página porque fue el primer resultado que salió en Google cuando tecleé poker en finlandés. Vi que había una sección de “blogs de usuarios” y decidí crear uno.

Escribí sobre mis hábitos de perder enormes cantidades de dinero jugando al poker (en 2007, perder $1000 se consideraba una gran cantidad). Solo conté a mis seguidores que estaba en el hemisferio sur, pero no quería decir dónde exactamente. Escribí sobre los viajes que había hecho en Australia, como cuando fui a unas islas del Océano Pacífico (más tarde escribiré sobre esto, básicamente visité algunos de los lugares más remotos de la tierra. Conocí a gente que no había oído hablar de la electricidad. Le di una chocolatina a un niño y no sabía qué hacer con ella. Le expliqué con señas que se la metiera en la boca y lo hizo con el envoltorio, etc.). Escribí sobre mujeres y sobre mi pasada adicción al juego. De hecho se titulaba “Diario de poker de un adicto al juego”.

Tardó un par de días en despegar. En unas semanas se convirtió en un fenómeno. Uno de los mejores actores finlandeses a quien también le gusta el poker, lo leyó e hizo un comentario muy bueno al principio. Había visto muchas de sus películas, ¿y este tío estaba ahora leyendo mi blog? Era de locos.

Muchos de los pros de Finlandia como Ville “Isokala” Wahlbeck e Ilari “Ziigmund” Sahamies lo leyeron y me dijeron que les había gustado. Ni siquiera fue a propósito, pero de alguna forma la mezcla de misterio y la historia sobre mi estilo de vida, eran un imán de visitantes. Por aquel entonces era muy reservado y no quería que mis amigos o mi madre se enterasen. Incluso mentí sobre algunos hechos para asegurarse de que nadie se daría cuenta de que era yo. Por ejemplo escribí que nací en 1987, en vez de 1986 y que vivía en Brisbane en lugar de Sídney. No me siento mal por haber mentido, era una forma de protegerme, a mí y a mi familia. Nunca mentí sobre las cosas importantes ni para que la gente cambiara su opinión de mí.

Bueno, el blog se hizo muy famoso. Si el yo de 2011 pudiera volver a 2008, una de las cosas que cambiaría sería intentar recibir dinero a cambio de mi blog (además de otras cosas, como empezar a estudiar MTTs inmediatamente e intentar conocer a mi novia de ahora que tendría 15 por entonces). Básicamente todas las páginas finlandesas de poker lo habrían aceptado, el poker estaba en pleno boom y yo era el bloguero más famoso.

En fin, volvamos a la historia. Empecé a trabajar en la gasolinera (o mejor dicho en la cafetería de la gasolinera) casi inmediatamente. Un día trabajando oí a dos de mis colegas hablando sobre mi blog. Ellos no sabían que era yo. Acababa de postear que había vuelto a Finlandia y estaba trabajando en una gasolinera. Dijeron algo así como, “¿te imaginas qué bueno si fuera aquí?”, y yo sonreí. Pensé en decirles la verdad durante un minuto. Pero decidí quedarme callado.

Por aquel entonces se especulaba sobre si mucho de lo que escribía era real. Quería demostrarlo, pero no sabía cómo, porque no quería que la gente supiera mi identidad. Es difícil demostrar cosas y permanecer anónimo al mismo tiempo.

Pokerisivut celebra una fiesta anual para sus usuarios al principio del invierno y me invitaron. Me enviaron un email diciendo que podía ir de incógnito. Nadie tiene que saber quién soy. Parecía la oportunidad perfecta de demostrar las cosas. Todavía no quería que nadie supiera mi nombre, pero para cortar los comentarios escribí en el blog que iría a la fiesta y hablaría con algunas personas previamente seleccionadas, pero sin revelar mi nombre. Simplemente iba a aparecer allí, para que la gente se creyera que existía de verdad.

La noche de la fiesta me puse muy enfermo. Por supuesto nadie lo creyó cuando lo escribí, pero era verdad. Estuve fatal hasta el último minuto y me tomé un puñado de analgésicos, porque realmente quería ir. Tenía el presentimiento de que algo bueno podía salir de la fiesta, quizá un trabajo como escritor. Ya había un par de revistas sobre poker en Finlandia y pensé que quizá podrían estar interesados en mi trabajo. Escribir siempre había sido mi trabajo soñado y, junto con el poker, quería dedicarme a esto. Sabía que esta sería la mejor oportunidad de conocer a gente de la industria, y además con la ventaja de que ya conocían y les gustaba mi blog. Así que a pesar de tener 39,8º de fiebre, me vestí con mi mejor ropa y me preparé para la fiesta. En el momento en el que casi me desmayo en las escaleras al salir de casa, supe que no podía ir. Una pena, pero no estaba en las cartas del destino.

Por aquel entonces había otro blog popular en Pokerisivut, escrito por alguien con el nombre de “Fungahz”. También posteaba de forma regular en 2+2, pero no recuerdo con qué nombre de usuario. Era un grinder masivo de Sit and Gos y ganaba cantidades de dinero increíbles. Creo que multitableaba en Ongame, como 25 mesas a la vez y vencía los SnGs de 1 mesa con un ROI del 15%. Todos los meses ganaba cinco cifras, nunca parecía que la varianza le afectase y estaba en el top de las tablas de Sharkscope. Sabía que tenía que ponerme en contacto con él.

Empecé a postear en su blog pidiéndole consejos sobre manos mientras intentaba hacer algo con mi bankroll de $120. Nunca olvidaré cuando me quedaban unos $80 y fui all-in con pareja alta, segundo kicker en el primer nivel de un SNG de $5 y perdí. Posteé la mano y me dijo que había jugado demasiado loose, que básicamente tenía que esperar a que otros bustearan y jugar solo manos premium hasta cerca de la burbuja. Lección aprendida. Le pedí su MSN y me lo dio. Solíamos hablar a menudo. Nunca me dio entrenamientos, pero me ayudó mucho con detalles pequeños. Creo que le vi jugar una o dos veces y después me dediqué a imitar su estilo tanto como podía. No entendí ninguno de los difíciles cálculos de los que me habló, pero rápidamente empecé a comprender cómo funcionaba todo. Odio admitirlo, pero todavía a día de hoy no entiendo la mayor parte de las matemáticas del poker en teoría, aunque de alguna forma consigo hacerlo correctamente.

Una semana después de empezar a seguir a Fungahz, empecé también a mejorar mi juego. Milagrosamente evité bustear, y eso que llegué al punto de estar en $20. A veces me pregunto lo diferente que hubiera sido mi vida si hubiera perdido esos últimos $20. No habría podido depositar en meses, así que quizá me hubiera olvidado para siempre del poker (bueno, probablemente no).

Durante los siguientes tres o cuatro meses, me pasaba todo mi tiempo libre grindeando, y trabajaba 40 horas en la gasolinera. Como resultado, conseguí los $20K que debía. Recuerdo mirar mi primer gráfico de SnG, estaba muy orgulloso de mí mismo. Fue mi primer logro real. Todavía lo guardo. Muestra el beneficio real de los torneos, por aquel entonces tenía un rakeback buenísimo (¡2007, te echo de menos!), y la mayoría del beneficio venía de ahí. Pero aun así, me había superado y con un ROI bastante bueno para SnGs de 1 mesa.

Había empezado a salir con una chica finlandesa, tenía un montón de amigos en mi nuevo trabajo y por fin tenía la sensación de que mi vida estaba en perfecto equilibrio. Mi blog seguía ganando popularidad y había llegado a los 500.000 clics en seis meses. Seguía sin decirle a la gente mi nombre real, y el misterio seguía creciendo. Llevaba meses en Helsinki, pero nadie me había visto. Tenía tantas historias de mis años de mochilero que escribía sobre ellas de vez en cuando para recordar mis antiguas andanzas y aventuras.

Toda la atención y los aplausos que conseguí con el blog me empezaron a convertir en algo que no era, el proceso ya había empezado. Todavía no lo sabía y tardé otros dos años en darme cuenta de que el blog me convirtió en otra persona. Por aquel entonces creía que los tiempos malos estaban atrás, que podía seguir escribiendo el blog de poker más leído de Finlandia, ganando un sueldo sólido de unos dos mil al mes jugando SnGs y trabajando al mismo tiempo para tener una buena vida. Y podría haber sido así, si no lo hubiera fastidiado todo.